About Us

Views

Members

Commissions

CoR External Relations

News

Events

People

Stay In Touch

03 March 2011 / ES

Por una cohesión económica, social y territorial fuerte como motor del crecimiento en la Unión Europea

Recomendaciones del Grupo del PPE en el Comité de las Regiones a la Cumbre de Primavera de 2011 del Consejo Europeo

  • La Unión Europea afronta una serie de desafíos para impulsar el crecimiento económico. Se están realizando esfuerzos para superar la crisis económica y financiera, garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas, corregir los desequilibrios macroeconómicos, y afrontar al mismo tiempo el cambio climático y demográfico.
  • En muchos de los ámbitos relacionados con los desafíos sociales, económicos y medioambientales, los entes locales y regionales se ven directamente afectados y también son protagonistas principales a la hora de abordar circunstancias difíciles para la vida diaria de los ciudadanos.
  • Sobre todo, hay que destacar que la política de cohesión es el principal instrumento para materializar el objetivo estratégico del Tratado de Lisboa de reducir las disparidades socioeconómicas y territoriales y brindar posibilidades más justas a los Estados miembros y a las regiones de la Unión Europea de participar en el proceso de integración europea.
  • En este contexto, y en relación con la Cumbre de Primavera del Consejo Europeo que se celebrará los días 24 y 25 de marzo de 2011, el Grupo del PPE en el Comité de las Regiones reitera su posición sobre la contribución actual y futura de la cohesión económica, social y territorial como motor del crecimiento de la Unión Europea.

 

 

Por consiguiente, el Grupo del PPE del Comité de las Regiones:

La política de cohesión propicia la solidaridad, el crecimiento y la integración en la construcción de la UE

  1. destaca el importante papel que desempeña la política de cohesión para el desarrollo armonioso de la UE mediante la reducción de las disparidades entre sus regiones y ciudades y su contribución al aumento del PIB; por lo tanto, es imperativo que la cohesión económica, social y territorial siga siendo un elemento central del modelo de integración europea;
  2. recuerda que la política de cohesión, al ser una política de inversión para el desarrollo, ha demostrado que tiene un efecto multiplicador para impulsar la economía de las regiones y ciudades y, por tanto, de los Estados miembros; de esta manera, el vínculo entre la política de cohesión y un marco estable de política económica debería fortalecerse, pero sin penalizar a los entes regionales y locales;
  3. señala que el presupuesto de la UE es esencial como expresión e instrumento del avance de la integración y la solidaridad europeas; la UE necesita suficientes recursos propios, que han de utilizarse respetando los principios de subsidiariedad y proporcionalidad, aumentando a la vez de forma constante el valor añadido europeo;
  4. acoge con satisfacción las propuestas del Quinto Informe sobre la Cohesión de otorgar a la política de cohesión, con su enfoque descentralizado y su sistema de gobernanza multinivel, un papel importante en la puesta en relación de los objetivos de la estrategia Europa 2020 y los nuevos desafíos con las autoridades locales y regionales;
  5. comparte la opinión de que la mayor parte de los recursos disponibles debe seguir destinándose a las regiones y Estados miembros más rezagados para ayudarles a superar sus retrasos en materia de desarrollo y contribuir así de manera concreta a la igualdad de oportunidades entre las regiones y al fomento de la solidaridad europea;
  6. apoya las propuestas de la Comisión relativas a las regiones en transición en la medida en que las antiguas regiones de la convergencia necesitan un respaldo específico, para evitar que la interrupción de la financiación ponga en peligro los logros alcanzados gracias a los Fondos Estructurales;
  7. destaca que el objetivo de competitividad regional y empleo debe seguir contribuyendo a que todas las demás regiones de la Unión Europea refuercen, sobre todo, la innovación, la cohesión social y la competitividad;
  8. insiste en que, dado su elevado valor añadido europeo, la cooperación territorial debe seguir siendo en el futuro un objetivo específico orientado al fomento de la cooperación transfronteriza, transnacional e interregional, a fin de que pueda aportar, en particular, una contribución activa a la cohesión territorial en la Unión Europea;

    La política de cohesión y la Estrategia Europa 2020
  9. destaca que la política de cohesión ya ha dado resultados encaminados hacia los objetivos de crecimiento sostenible, integrador e inteligente. La futura política de cohesión se orientará en consecuencia hacia objetivos similares en los próximos años, pero al mismo tiempo no puede limitarse a una mera herramienta que sirva para la aplicación de otras estrategias de desarrollo;
  10. acoge favorablemente las Conclusiones del Consejo de la Unión Europea relativas al Quinto Informe sobre la Cohesión, donde se señala que los objetivos de la Estrategia Europa 2020 solo podrán lograrse de manera sostenible si siguen reduciéndose las disparidades entre los niveles de desarrollo en la UE;
  11. comparte los puntos de vista expresados por el Consejo de que la política de cohesión, mediante su estructura de gobernanza multinivel, puede proporcionar incentivos y asistencia suficientes para garantizar que los niveles regional y local hagan suyos los objetivos de Europa 2020;

    Apropiación de la concepción y aplicación de la Estrategia Europa 2020
  12. destaca que los entes regionales y locales contribuyen directamente a los objetivos de la Estrategia Europa 2020 al hacerla suya, y respalda el establecimiento de pactos territoriales como expresión concreta del principio de asociación a nivel central, regional y local;
  13. insiste en que los pactos territoriales no deberían concebirse como nuevos instrumentos burocráticos, sino como parte integrante de los programas nacionales de reforma, para hacer posible el principio de la gobernanza multinivel mediante una colaboración viable entre las autoridades centrales, regionales y locales, respetando plenamente la legislación nacional;
  14. señala que los pactos territoriales cuentan con el apoyo oficial del Parlamento Europeo y del Comité de las Regiones; propone, por lo tanto, a la Presidencia húngara que incluya la propuesta de pactos territoriales sobre Europa 2020 en las Conclusiones de la próxima Cumbre de Primavera del mes de marzo, como parte de sus recomendaciones a los programas nacionales de reforma;

    Eficiencia y rendimiento de la cohesión, reforzando el desarrollo de capacidades regionales y locales
  15. subraya la necesidad de un marco general coherente de la política de cohesión y de las políticas agrícola y de pesca en lo que respecta al desarrollo regional, y exige una mejor coordinación y un marco estratégico conjunto para la ejecución de los fondos;
  16. respalda la idea de que las prioridades y el nivel de intervención de los distintos fondos han de definirse mediante un proceso de abajo arriba basado en las necesidades regionales y en las estrategias regionales, por lo que rechaza cualquier intento de definir de arriba abajo proporciones fijas de los distintos fondos a nivel europeo;
  17. es favorable a una revisión del presupuesto de la UE que responda a las necesidades de las regiones y municipios de la UE y garantice flexibilidad suficiente para seleccionar las políticas, y que esté estrechamente ligada a la aplicación sobre el terreno y de manera que haya cooperación entre los distintos territories;
  18. considera que los actuales principios de la política de cohesión, en lo que respecta al sistema de gobernanza multinivel, la subsidiariedad y la proporcionalidad, la programación plurianual, la colaboración, junto con la gestión y evaluación de los programas sobre la base de indicadores, han funcionado correctamente. Acoge favorablemente, en este contexto, los intentos de reforzar la colaboración y el diálogo entre la Comisión, los Estados miembros y los entes regionales y locales, que también debería reflejarse en los contratos de colaboración en materia de desarrollo e inversion;
  19. señala que el sistema actual de gestión de los recursos resulta demasiado complicado y puede dar lugar a errores; por ello, el objetivo común de todas las partes implicadas debe ser el de reducir las cargas administrativas y simplificar la gestión de los recursos así como los procedimientos de liquidación y control;
  20. insta encarecidamente a los entes regionales y locales a desarrollar recursos financieros e institucionales adecuados para garantizar una gestión más eficaz de los programas y un mejor gasto de los fondos de la UE, y para afrontar la complejidad de los proyectos financiados por la UE, sobre todo en lo que se refiere a las cargas administrativas y la burocracia; pide, por lo tanto, a la UE que organice sesiones de formación y programas Erasmus específicos para los entes regionales y locales;
  21. subraya la necesidad de garantizar niveles adecuados de financiación, habida cuenta de los recortes sufridos por los presupuestos públicos, para que los entes regionales y locales puedan participar de manera adecuada en grandes proyectos financiados con Fondos Estructurales.