About Us

Views

Members

Commissions

CoR External Relations

News

Events

People

Stay In Touch

22 May 2015 / ES

LA INNOVACIÓN SOCIAL EN MATERIA DE ALIMENTACIÓN Y ENERGÍA El futuro de las inversiones regionales

Conclusiones de la reunión fuera de la sede en Milán del Grupo del PPE en el Comité de las Regiones Europeo

  1. UNA SÓLIDA DIMENSIÓN TERRITORIAL PARA LOS SISTEMAS ALIMENTARIOS DE EUROPA: la producción de alimentos debe poner en contacto a los que siembran, cultivan y producen con los que compran, cocinan y consumen. Por lo tanto, instamos a los Estados miembros y las instituciones europeas a restablecer un vínculo sólido entre los productores y los consumidores valorizando los productos locales y los circuitos cortos de comercialización y destacando el valor de las particularidades regionales y locales. Además de los beneficios económicos, esta reducción de la distancia que recorren los alimentos también significaría menos emisiones y ayudaría a Europa a estar a la altura de sus ambiciones en materia de cambio climático.
  2. LA EDUCACIÓN Y LA MEJORA DE LA COMUNICACIÓN EN FAVOR DE UNOS HÁBITOS ALIMENTARIOS SANOS Y EQUILIBRADOS: en algunas zonas de la Unión Europea más del 7 % de la población sufre de deficiencia crónica de calorías, mientras que una de cada tres personas de entre 6 y 9 años en la UE tiene sobrepeso o es obesa. Además, en otras partes de nuestra Unión, la ingesta de calorías es adecuada pero la dieta sigue siendo monótona y desequilibrada, lo que causa graves deficiencias nutricionales. Como políticos locales y regionales, estamos preparados para asumir nuestra responsabilidad a la hora de educar a los ciudadanos y promover e iniciar en las escuelas campañas educativas y sociales sobre la importancia de una dieta sana y equilibrada que dé prioridad a los productos locales y reduzca el desperdicio de alimentos. Para alcanzar un resultado prometedor, destacamos especialmente que la educación en materia de hábitos alimentarios sanos y equilibrados debería comenzar durante el embarazo, ya que los padres que esperan descendencia son especialmente receptivos a aprender qué es lo mejor para la salud y el bienestar de su hijo. Apoyamos la petición del Parlamento Europeo para que el año 2016 sea declarado Año Europeo contra el Desperdicio de Alimentos.
  3. SOLUCIONES INNOVADORAS PARA EL SISTEMA ALIMENTARIO: destacamos que la investigación científica constituye una oportunidad de integrar la innovación y la tradición en el sector alimentario, muchos de cuyos productos se consideran patrimonio público y cultural. Hacemos un llamamiento para que se intensifiquen la investigación y la innovación en este sector, en particular en el ámbito de la producción innovadora en granjas locales y de las tecnologías de procesado y envasado. Pedimos que los Estados miembros apoyen a los productores ecológicos y locales para invertir en nuevas tecnologías de transformación alimentaria, a fin de aumentar la seguridad alimentaria y preservar las tradiciones culinarias y el modelo económico de los pequeños productores y los artesanos. Tenemos que aumentar la confianza de los consumidores en los productos ecológicos, suprimir los obstáculos que impiden el desarrollo sostenible de la producción ecológica y local, mejorar el mercado único europeo para la industria agroalimentaria y los productos pesqueros y garantizar una competencia no discriminatoria para los agricultores y los participantes en el mercado, ya que esto permitirá mantener un acceso a los alimentos diversificado y favorable al mercado.
  4. FINANCIAR LOS ALIMENTOS INNOVADORES Y LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS (PYMES) DEL SECTOR DE LA ENERGÍA: reiteramos que las pymes contribuyen de manera fundamental al crecimiento y el empleo en nuestras regiones y ciudades y constituyen la columna vertebral de la economía de la UE. Sin embargo, habida cuenta de las dificultades de acceso a la financiación, las pymes innovadoras que invierten en proyectos de producción de alimentos y de energía limpia necesitan asistencia para desbloquear las inversiones y atraer inversores internacionales. Por lo tanto, tenemos que crear un entorno en el que el mayor número posible de pymes, independientemente de su tamaño, obtengan financiación de los mercados de capital y no dependan únicamente de los bancos. Hacemos un llamamiento para que se creen sólidas sinergias entre la Política de Cohesión, el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas y el instrumento para las pymes del programa Horizonte 2020, con el fin de crear ecosistemas empresariales. Tenemos que simplificar y racionalizar los procedimientos para que las pymes accedan a la financiación de la UE. Pedimos a las pymes del ámbito de la alimentación y la energía que hagan un uso eficaz de los fondos disponibles para fomentar las comunidades locales y crear nuevas actividades empresariales y, al mismo tiempo, alimentar al planeta y suministrar la energía necesaria para la vida.
  5. CIUDADES INTELIGENTES Y ZONAS RURALES MODERNIZADAS EN FAVOR DE UNA ECONOMÍA HIPOCARBÓNICA Y EFICIENTE EN EL USO DE LOS RECURSOS: muchas regiones y ciudades de la UE disponen de competencias y presupuesto para invertir en innovación, en particular mediante la elaboración y aplicación de las estrategias de especialización inteligente. Destacamos la necesidad de reforzar los vínculos entre los distintos sectores relacionados con los alimentos y la energía, como la silvicultura, los recursos marinos, el agua, los residuos, la agricultura, el cambio climático y el uso de la tierra, ya que todos ellos desempeñan una función crucial en la consecución de los objetivos de la economía ecológica. La producción local innovadora de alimentos y energía no solo contribuye a crear nuevos empleos a escala local y nuevas capacidades en el ámbito de la alta tecnología sino que también puede impedir la despoblación o la excesiva presión demográfica urbana. Queremos reforzar los vínculos entre los productores locales, los consumidores y los territorios de origen, ya que la producción local, aparejada con el consumo local, beneficia el crecimiento y el desarrollo económico y social de nuestras regiones. Al mismo tiempo, insistimos en que es fundamental garantizar que el creciente éxito de la producción ecológica no dé lugar a controles más débiles y a la interpretación errónea de las normas de protección habituales.
  6. LAS REGIONES Y CIUDADES DE LA UE FOMENTAN LAS SOCIEDADES SOSTENIBLES: nuestro mundo está cambiando rápidamente debido a los retos sociales, económicos y medioambientales. El crecimiento demográfico, los cambios geopolíticos y el cambio climático, junto con el rápido progreso tecnológico, nos empujan a reorganizar nuestras sociedades de manera más sostenible. Las regiones y ciudades de la UE aúnan sus fuerzas para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos europeos, fomentar un crecimiento económico local que preserve la biodiversidad, y mitigar el cambio climático y adaptarse a él gracias a la creación de modelos innovadores de producción y consumo de alimentos y energía limpia. Acogemos con satisfacción el hecho de que la Exposición Universal 2015 sobre el tema «Alimentar al planeta: energía para la vida» coincida con el Año Europeo del Desarrollo y con la fecha prevista de ejecución de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, en particular, los relativos a erradicar la pobreza y el hambre y garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
  7. HACIA UN CAMBIO INTELIGENTE EN EL ÁMBITO DE LA ENERGÍA: como representantes elegidos que prestan servicios a los ciudadanos desempeñamos un papel fundamental a la hora de desarrollar planteamientos inteligentes encaminados a cumplir los objetivos de 2030 sobre clima y energía, que conformarán las sociedades del futuro. En el marco de nuestras responsabilidades, contribuimos activamente al cambio en el ámbito de la energía fomentando los edificios inteligentes y proporcionando una iluminación pública ecológica, un transporte respetuoso con el clima y el medio ambiente y unos servicios eficientes de agua y gestión de residuos. Debemos seguir investigando e innovando sobre eficiencia energética, especialmente en lo que se refiere a la mejora y modernización de las infraestructuras energéticas y a la creación de redes inteligentes a escala local y regional que pongan en contacto de forma eficaz a los productores, los consumidores y los productores-consumidores (es decir, aquellos usuarios que son a la vez productores y consumidores). Pedimos que la producción energética a pequeña escala se difunda y se integre adecuadamente en las redes de distribución. Proponemos un nuevo sistema tecnológico y organizativo para la producción, distribución y consumo de energía que garantice un suministro sostenible, asequible, competitivo y seguro para los ciudadanos, las comunidades y las empresas.
  8. PROMOVER Y DIFUNDIR LAS BUENAS PRÁCTICAS: nos hemos comprometido a apoyar y difundir las buenas prácticas regionales y locales en materia de procesos innovadores para producir, distribuir y consumir alimentos y energía. Es preciso fomentar la sensibilización y la aceptación social ofreciendo educación alimentaria y alentando los buenos hábitos alimentarios que usan la energía y otros recursos de manera más eficiente. Respaldamos firmemente la petición correspondiente incluida en la Carta de Milán para que se determinen las buenas prácticas de las políticas públicas que cumplan las exigencias regionales y locales de fomentar el desarrollo de sistemas seguros y eficaces de producción y distribución de alimentos, así como de modelos energéticos sostenibles que permitan gestionar los servicios públicos y los proyectos públicos de carácter ecológico.